Asedio de Metz, octubre de 1552-enero de 1553

Asedio de Metz, octubre de 1552-enero de 1553


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Asedio de Metz, octubre de 1552-enero de 1553

El asedio de Metz (octubre de 1552-enero de 1553) fue un intento imperial fallido de reconquistar Metz que fue una de las últimas operaciones militares importantes de Carlos V y que se dice que jugó un papel en el deterioro de su salud y su decisión de abdicar ( Quinta Guerra Habsburgo-Valois).

En 1551, Enrique II de Francia entró en negociaciones con los príncipes protestantes alemanes, encabezados por Mauricio de Sajonia. Los príncipes querían un aliado contra Carlos V y, a cambio de la ayuda francesa, estaban dispuestos a ofrecer a Enrique los 'tres obispados' de Metz, Toul y Verdun, entonces parte del Ducado de Lorena (entonces parte del Sacro Imperio Romano Germánico).

Los franceses invadieron Lorena en marzo de 1552 y en abril capturaron Metz y Toul. Metz fue llevado con la ayuda del obispo de Metz. El ejército francés estaba al mando de Francisco, duque de Guisa, quien más tarde también lideraría la defensa de la ciudad. Los franceses también intentaron tomar Estrasburgo, pero fueron rechazados. Enrique II llegó al Rin, pero luego se volvió hacia el oeste, tomando Verdún en junio, antes de regresar a casa.

En el mismo Mauricio de Sajonia y los líderes protestantes alemanes se trasladaron hacia Innsbruck, en un intento de capturar al emperador Carlos V. Carlos sólo logró eludir la captura y no pudo intervenir en Lorena durante el verano de 1552. En mayo abandonó el sur Alemania e hizo un atrevido pero fallido intento de llegar a los Países Bajos, donde pudo reunir tropas. Luego logró escapar al este de Innsbruck, y Maurice no se atrevió a seguirlo. Pronto siguieron las negociaciones de paz y, a finales del verano, Charles y la mayoría de los líderes protestantes habían llegado a un acuerdo. Carlos ya había reunido un ejército considerable, que ahora condujo a Augsburgo, luego a Ulm y Estrasburgo. Carlos también pudo agregar un gran número de tropas protestantes a su ejército.

Charles ahora decidió atacar Metz. La ciudad se mantuvo fuertemente. A Guise se le había dado mucho tiempo para mejorar las fortificaciones. La mayor parte de la población había sido expulsada, los edificios fuera de las murallas habían sido demolidos y se habían reunido provisiones. La guarnición era de 10.000 efectivos y había un ejército de campaña en la zona. Guise también contó con la ayuda de Camillo Marini y el ingeniero francés Saint-Rémy. Guise era un comandante exitoso con una habilidad impresionante para motivar a sus hombres, y usaría esa habilidad con gran efecto en Metz.

Carlos tenía alrededor de 45.000 hombres, y fue apoyado por el duque de Alba (entonces un exitoso comandante militar, en lugar del infame gobernante de los Países Bajos como ahora lo recuerdan). Más tarde, a Carlos se le unió Albert Alcibíades, margrave de Brandenburg-Kulmbach, un notorio rebelde contra su autoridad que fue conquistado por Alba trayendo refuerzos con él, pero perdiendo a Carlos mucho apoyo en Alemania.

Alba fue la primera en llegar a Metz, llegando fuera de la ciudad con la vanguardia alrededor del 19 de octubre. Carlos V había sido marginado por un ataque de gota y no se unió al ejército hasta el 20 de noviembre, pero el asedio propiamente dicho comenzó el 31 de octubre. La llegada de Alcibíades permitió a las fuerzas imperiales completar un bloqueo de la ciudad, pero el ejército imperial era una fuerza multinacional, dividida por intensas rivalidades. El contingente holandés odiaba a los españoles y sus líderes criticaron el enfoque de Alba en el asedio. También había contingentes alemanes, bohemios e italianos, cada uno con sus propias rivalidades.

Finalmente, el bombardeo tuvo su impacto. El 28 de noviembre, el muro cortina entre las antiguas torres de Massieux y Ligniers comenzó a inclinarse hacia afuera, y luego, a las 2 de la tarde, el muro se derrumbó hacia el exterior sobre un largo tramo del muro. Esto debería haber llevado a un asalto, pero Guisa se había preparado para esta posibilidad construyendo una zanja interior y una muralla (como se usó por primera vez durante la defensa de Pisa en 1500), y Carlos no pudo lograr que sus hombres intentaran un ataque. Según Alba, después de este fracaso, Carlos estaba tan enojado que desencadenó su decisión de ingresar a un monasterio. Solo unos años más tarde, después de abdicar de sus títulos, hizo precisamente eso.

Durante diciembre, Carlos continuó presionando el sitio. Hubo un intento limitado de minar las paredes y se construyeron enormes baterías de armas, pero el asedio se había iniciado demasiado tarde en el año. El clima invernal ahora golpeó, dificultando mucho el trabajo en las trincheras. El escorbuto, la disentería y el tifus también afectaron a las fuerzas imperiales.

A finales de 1552 estaba claro que el asedio había fracasado. Charles siguió adelante con él durante más tiempo de lo que era razonable y, como resultado, su ejército sufrió pérdidas muy graves, reduciéndose a la mitad en tamaño (esto incluye un gran número de desertores).

El sitio se levantó el 1 de enero de 1553 cuando Carlos se marchó. Unos días después, Albert Alcibíades y la retaguardia se retiraron después de cubrir la retirada. La retirada estuvo bien organizada, pero eso no pudo ocultar el fracaso total de este gran esfuerzo militar.

El fracaso del asedio tuvo un gran impacto en Carlos. Su salud había mejorado durante el asedio, pero se derrumbó después de su fracaso. Hizo otro intento de retomar los obispados en 1554, pero esto también terminó en un fracaso (incluida una derrota menor en Renty, el 12 de agosto de 1554, su última batalla, durante una invasión de Picardía). Los obispados fueron retenidos por Francia al final de la Quinta Guerra Habsburgo-Valois y oficialmente cedidos a Francia al final de la Guerra de los Treinta Años.


Tres obispados

los Tres obispados (Francés: les Trois-Évêchés [le tʁwa.z‿evɛʃe]) constituía un gobierno del Reino de Francia que constaba de las diócesis de Metz, Verdun y Toul dentro de la región de Lorena. Las tres diócesis habían sido Príncipes-obispados del Sacro Imperio Romano Germánico hasta que fueron tomadas por el rey Enrique II de Francia entre abril y junio de 1552. Al final de la Guerra de los Treinta Años, fueron cedidas oficialmente a Francia por la Paz de 1648 Westfalia.

En el curso de la rebelión contra el emperador de Habsburgo Carlos V, varios príncipes imperiales protestantes se reunieron en el castillo de Lochau, cerca de Torgau, en mayo de 1551. Aquí, el elector de Wettin, Mauricio de Sajonia, forjó una alianza con el duque Juan Alberto I de Mecklemburgo, el príncipe Guillermo IV de Hesse, cuyo padre, el Landgrave Felipe I, fue encarcelado por el emperador, el margrave Hohenzollern Albert Alcibíades de Brandenburg-Kulmbach y su primo, el duque Alberto de Prusia.

Insatisfechos con el Provisional decretado por Carlos V en la Dieta de Augsburgo de 1548, los insurgentes estaban llenos de resolución para defender el protestantismo y, no menos importante, su autonomía frente a la autoridad central imperial. Acordaron establecer contactos con el rey católico francés Enrique II, sin tener en cuenta su opresión de los protestantes hugonotes. En otoño, Enrique declaró la guerra a Carlos V y se preparó para marchar contra el Imperio hasta el río Rin. El 15 de enero de 1552, firmó el Tratado de Chambord con Mauricio de Sajonia y sus aliados protestantes, por el que las conquistas francesas se legitimaron antes de tiempo. Los príncipes reconocieron el señorío del rey como "Vicario del Imperio" sobre las ciudades imperiales de Metz, Toul y Verdun, así como sobre Cambrai "y otras ciudades del Imperio que no hablan alemán". [ cita necesaria ] Los insurgentes, a su vez, recibieron subsidios y asistencia militar de los franceses, sus tropas se trasladaron a las tierras hereditarias de los Habsburgo y sitiaron al emperador en Innsbruck, mientras que su hermano Fernando I entabló negociaciones que llevaron a la revocación del Provisional de Augsburgo por parte del 1552 Paz de Passau.

Respaldado por el duque Francisco de Guisa y su hermano el cardenal Carlos de Lorena, el rey Enrique II de Francia, tras su acuerdo con los príncipes protestantes, había comenzado su Voyage d’Allemagne "por el bien de las libertades alemanas". El Domingo de Ramos de 1552, las tropas francesas bajo el mando de Anne de Montmorency en un ataque sorpresa se trasladaron a las murallas de Metz, seguido de la ocupación de Toul el 13 de abril. Henry luego se volvió contra la capital de Lorena, Nancy, donde hizo secuestrar al duque menor Carlos III a la corte francesa en París. El 18 de abril, el rey celebró su entrada en Metz y, tras un fallido ataque a la ciudad imperial de Estrasburgo, regresó del Rin para trasladarse a Verdún el 12 de junio. En ese momento, los franceses habían ocupado las tres ciudades imperiales, así como el territorio de los príncipes-obispados circundantes.

Desde la perspectiva del emperador, el elector Maurice y sus aliados no tenían derecho a disponer legalmente del territorio imperial, Carlos V inició una campaña contra los franceses para reconquistar las diócesis ocupadas que culminó con el asedio de Metz del 19 de octubre de 1552 al 2 de enero de 1553. La expedición finalmente fracasó, cuando las tropas imperiales fueron derrotadas por las fuerzas francesas bajo el mando del duque Francisco de Guisa en la batalla de Renty de 1554. Cuando el emperador, agotado y exhausto, abdicó en 1556, su sucesor Fernando I interrumpió todos los intentos de recuperar los Tres Obispados.

El rey Enrique II dejó una guarnición permanente en cada una de las ciudades y sometió gradualmente a sus ciudadanos a su autoridad real. Especialmente los habitantes de Metz presentaron varias peticiones a la Dieta Imperial, sin embargo, la recuperación de los Tres Obispados perdidos ya no era una preocupación principal del Imperio en desintegración durante la confesionalización en curso. Iniciado por el cardenal Richelieu, el Trois-Évêchés Recibió cierta autonomía con un parlamento provincial instalado en 1633 en Metz, dominado por el patriciado de la ciudad. La conmoción civil disminuyó a medida que las ciudades prosperaron bajo el dominio francés, aunque la implementación de la gabelle de sal provocó algunos disturbios en Metz. Cuando el rey Luis XIV accedió al trono en 1643, confirmó los privilegios de los ciudadanos de Metz, Toul y Verdun como sus "súbditos buenos y fieles".

Después de que la adquisición de los Tres Obispados fuera finalmente reconocida por el Sacro Imperio Romano Germánico en la Paz de Westfalia de 1648, el territorio de la provincia se amplió aún más por partes del Ducado de Luxemburgo alrededor de Thionville (Diedenhofen), cedido a Francia según el Tratado de los Pirineos de 1659, y varios pueblos de Lorena anexados en 1661.

La Diócesis de Saint-Dié, creada en 1777 y a veces llamada "Cuarto Obispado de Lorena" ("le Quatrième Évêché lorrain"), no está relacionado históricamente con los Tres Obispados.


Asedio de Kulmbach 1553

Diorama del asedio de Kulmbach 1553. La batalla se recrea en el Museo de los Soldados de Hojalata de Kulmbach. El margrave Albrecht Alcibiades de Brandenburg-Kulmbach (1522-57) había intentado crear un ducado de Franconia para sí mismo a expensas de los príncipes-obispados de Franconia Würzburg, Bamberg, Eichstätt y las ciudades imperiales Schweinfurt y la rica y poderosa Nuremberg. Esto significaba guerra.

Los príncipes-obispos y Nuremberg se aliaron con el príncipe elector de Sajonia y el duque de Braunschweig y lucharon contra el margrave.

1553 los ejércitos aliados pudieron encerrar Kulmbach, la ciudad de residencia de Albrecht Alcibíades y conquistar la ciudad. Kulmbach fue completamente destruida, todos los ciudadanos varones asesinados, solo el poderoso Plassenburg pudo resistir durante otros ocho meses, pero luego tuvo que capitular también.

La Segunda Guerra Margrave (Alemán: Zweiter Markgrafenkrieg) fue un conflicto en el Sacro Imperio Romano Germánico entre 1552 y 1555. Instigado por Albert Alcibíades, Margrave de Brandenburg-Kulmbach y Brandenburg-Bayreuth, implicó numerosas redadas, saqueos y la destrucción de muchas ciudades y castillos en el imperio, especialmente en Franconia. Otras ciudades de otras zonas también afectadas, como Mainz, Worms, Oppenheim, Metz, Verdun, Frankfurt y Speyer.

19 de junio de 1552: Nuremberg capitula ante la captura de Forchheim y Bamberg por Albert Alcibíades.

9 de julio de 1553: Batalla de Sievershausen Maurice, elector de Sajonia y Enrique V, duque de Brunswick-Lüneburg derrotan a Albert Alcibíades Maurice muere en la batalla y Enrique pierde a sus dos hijos.

1553: La ciudad de Hof fue asediada con éxito por los oponentes del margrave Alberto II Alcibíades.

26 de noviembre de 1553: captura y destrucción de Kulmbach, residencia de Albert y # 8217, por tropas de Brunswick-Lüneburg, Bohemia, Bamberg, Nuremberg, Würzburg y otras áreas del Imperio. Asedio del castillo de Plassenburg


Asedio de Metz (1552)

los Asedio de Metz durante la & # 8197War & # 8197of & # 81971551–59 italiana duró desde octubre de 1552 hasta enero (1-5) de 1553.

El llamado Augsburg & # 8197Interim llegó a su fin cuando los príncipes protestantes de la Schmalkaldic & # 8197 League se acercaron a Henry & # 8197II & # 8197 de & # 8197Francia y concluyeron el Tratado & # 8197 de & # 8197Chambord, dando la libertad & # 8197 a las ciudades de Toul, 'Tres & # 8197Bishoprics') al Reino & # 8197 de & # 8197Francia. El & # 8197Holy & # 8197Roman & # 8197Emperor & # 8197Charles & # 8197V [2] sitió la guarnición francesa comandada por Francis, & # 8197Duke & # 8197of & # 8197Guise. [1] Aunque los cañonazos destruyeron gran parte de las fortificaciones (ver fr: Remparts & # 8197médiévaux & # 8197de & # 8197Metz), el ejército imperial no pudo tomar la ciudad. Afectado por el tifus, la disentería y el escorbuto, [1] el ejército de Carlos se vio obligado a abandonar el sitio junto con los enfermos y los heridos. Metz siguió siendo un protectorado francés (fr: République & # 8197messine) hasta que su anexión fue formalizada en 1648 por el Tratado & # 8197of & # 8197Westphalia. [4]


Historia

En el curso de la rebelión contra el emperador de Habsburgo Carlos V, varios príncipes imperiales protestantes se reunieron en el castillo de Lochau, cerca de Torgau, en mayo de 1551. Aquí, el elector de Wettin, Mauricio de Sajonia, forjó una alianza con el duque Juan Alberto I de Mecklemburgo, el príncipe Guillermo IV de Hesse, cuyo padre, el Landgrave Felipe I, fue encarcelado por el emperador, el margrave de los Hohenzollern Albert Alcibíades de Brandenburg-Kulmbach y su primo, el duque Alberto de Prusia.

Insatisfechos con el Provisional decretado por Carlos V en la Dieta de Augsburgo de 1548, los insurgentes estaban llenos de resolución para defender el protestantismo y, no menos importante, su autonomía frente a la autoridad central imperial. Acordaron establecer contactos con el rey católico francés Enrique II, sin tener en cuenta su opresión de los protestantes hugonotes. En otoño, Enrique declaró la guerra a Carlos V y se preparó para marchar contra el Imperio hasta el río Rin. El 15 de enero de 1552, firmó el Tratado de Chambord con Mauricio de Sajonia y sus aliados protestantes, por el que las conquistas francesas se legitimaron antes de tiempo. Los príncipes reconocieron el señorío del rey como "Vicario del Imperio" sobre las ciudades imperiales de Metz, Toul y Verdun, así como sobre Cambrai "y otras ciudades del Imperio que no hablan alemán". Los insurgentes a su vez recibieron subsidios y asistencia militar de los franceses, sus tropas se trasladaron a las tierras hereditarias de los Habsburgo y sitiaron al emperador en Innsbruck, mientras que su hermano Fernando I entabló negociaciones que llevaron a la revocación del Provisional de Augsburgo en 1552. Paz de Passau.

Respaldado por el duque Francisco de Guisa y su hermano el cardenal Carlos de Lorena, el rey Enrique II de Francia, tras su acuerdo con los príncipes protestantes, había comenzado su Voyage d’Allemagne "por el bien de las libertades alemanas". El Domingo de Ramos de 1552, las tropas francesas bajo el mando de Anne de Montmorency en un ataque sorpresa se trasladaron a las murallas de Metz, seguido de la ocupación de Toul el 13 de abril. Henry luego se volvió contra la capital de Lorena, Nancy, donde hizo secuestrar al duque menor Carlos III a la corte francesa en París. El 18 de abril, el rey celebró su entrada en Metz y, tras un fallido ataque a la ciudad imperial de Estrasburgo, regresó del Rin para trasladarse a Verdún el 12 de junio. En ese momento, los franceses habían ocupado las tres ciudades imperiales, así como el territorio de los príncipes-obispados circundantes.

Desde la perspectiva del emperador, el elector Maurice y sus aliados no tenían derecho a disponer legalmente del territorio imperial, Carlos V inició una campaña contra los franceses para reconquistar las diócesis ocupadas que culminó con el asedio de Metz del 19 de octubre de 1552 al 2 de enero de 1553. La expedición finalmente fracasó, cuando las tropas imperiales fueron derrotadas por las fuerzas francesas bajo el mando del duque Francisco de Guisa en la batalla de Renty de 1554. Cuando el emperador, agotado y exhausto, abdicó en 1556, su sucesor Fernando I interrumpió todos los intentos de recuperar los Tres Obispados.

El rey Enrique II dejó una guarnición permanente en cada una de las ciudades y sometió gradualmente a sus ciudadanos a su autoridad real. Especialmente los habitantes de Metz presentaron varias peticiones a la Dieta Imperial, sin embargo, la recuperación de los Tres Obispados perdidos ya no era una preocupación principal del Imperio en desintegración durante la confesionalización en curso. Iniciado por el cardenal Richelieu, el Trois-Évêchés Recibió cierta autonomía con un parlamento provincial instalado en 1633 en Metz, dominado por el patriciado de la ciudad. Las conmociones civiles disminuyeron a medida que las ciudades prosperaron bajo el dominio francés, aunque la implementación de la gabelle de sal provocó algunos disturbios en Metz. Cuando el rey Luis XIV accedió al trono en 1643, confirmó los privilegios de los ciudadanos de Metz, Toul y Verdun como sus "súbditos buenos y fieles".

Después de que la adquisición de los Tres Obispados fuera finalmente reconocida por el Sacro Imperio Romano Germánico en la Paz de Westfalia de 1648, el territorio de la provincia se amplió aún más por partes del Ducado de Luxemburgo alrededor de Thionville (Diedenhofen), cedido a Francia según el Tratado de los Pirineos de 1659, y varios pueblos de Lorena anexados en 1661.

La Diócesis de Saint-Dié, creada en 1777 y a veces llamada "Cuarto Obispado de Lorena" («& # 160le Quatrième Évêché lorrain& # 160 »), no está relacionado históricamente con los Tres Obispados.


1500

1540

  • 1541 - En Trier, el arzobispo elector Philip von Wied se convierte formalmente al jungismo. Después de haber sido un partidario de las reformas erasmianas pero contra Konrad Jung en su vida, a lo largo de los años Philip se había vuelto mucho más comprensivo con el movimiento, y corresponsal y amigo de Johann Freud. Aunque el arzobispo es popular, especialmente entre la considerable población jungista, se esperaba que el Papa no tolerara sus acciones.
  • 14 de enero de 1546 - En un cónclave celebrado en la ciudad de Hamburgo, el cardenal Jean Ferrier II es elegido Papa, tomando el nombre de Zephyrinus II. Esto lo coloca como un antipapa de Pascual III. Los "zefirinitas" hasta ahora encuentran el apoyo de naciones católicas en Alemania, Arles-Borgoña y Polonia, y también incluyen a la población católica de Francia.
  • 25 de febrero de 1547 - El Reino de Arles-Borgoña declara la guerra al Reino de Lotaringia para hacer valer su derecho a la ciudad de Amiens, iniciando la Guerra de Amiens.
    • 4 de marzo - Un ejército arlesiano bajo el mando de Hugo el Intrépido cruza a Lorena con la ayuda de la República de Messin, capturando con éxito la región después de la breve Batalla de Epinal. Las fuerzas lotaringias se retiran hacia la fortaleza de Luxemburgo.
    • 28 de abril - El Ducado de Habsburgo declara la guerra a Lotaringia, citando su conversión a la Fe Reformada y su agresión contra Alsacia, lo que provocó un ataque de la Liga de Alsacia.

    Una retirada desorganizada ocurriría cerca de Doullens después de una escaramuza ligera con los franceses, mientras las fuerzas lotaringias retrocedían hacia el río Aa.

    1550

    El ambicioso arzobispo Philip von Wied de Trier expandiría la guerra entre Lotaringia y el Ducado de Habsburgo a lo largo de líneas religiosas.

    • 14 de enero de 1550 - El asedio de Calais termina con una derrota francesa, después de que la ciudad sea reforzada por unos 8.000 soldados ingleses, así como una flota y suministros ingleses.
    • 29 de enero de 1550 - Bajo el liderazgo del arzobispo Philip von Wied de Trier, la liga mayoritariamente jungista de Alsacia abandona el liderazgo de Habsburgo y hace las paces con los lotaringios. Los Habsburgo son cebados con éxito en un ataque contra Estrasburgo, que aunque da como resultado una victoria de los Habsburgo, lleva al Emperador a verse obligado a ponerse del lado del Ducado de Habsburgo.
    • 31 de enero de 1550 - Con el Papa Zephyrinus II todavía vacante de Roma después de varios años, el Colegio Cardenalicio de Roma elige a Francisco Javier como León XII. Esto renueva el cisma papal, que divide a Europa en parte por la guerra de Amiens en curso. Lotaringia e Inglaterra apoyan a León XII, mientras que Arlés-Borgoña continúa apoyando a Zephyrinus II. El emperador Enrique X expresa su apoyo a Zephyrinus II, lo que hace que las relaciones con el Papa en Roma se deterioren.
    • 13 de febrero de 1550 - El emperador Enrique X pide un fin diplomático a la guerra de Amiens, después de que él sea llamado personalmente a defender a ambos lados: Francia debido a sus lazos familiares con Bohemia y Lotaringia a través de sus obligaciones como emperador.
    • 20 de febrero de 1550 - La fortaleza de Verdún se rinde al Reino de Arles tras un prolongado asedio, después de que un fallido intento francés de tomar la ciudad debilita la guarnición. Los franceses ocupan la orilla occidental del río Mosa.
    • 30 de marzo de 1550 - Las fuerzas lotaringias bajo Tromp sitiaron la ciudad de Luxemburgo. Dado que la guarnición defensora de la ciudad se ha reducido en gran medida por la deserción de los aliados de Alsacia, Metz comienza las negociaciones de paz con los lotaringios.
    • 1 de abril de 1550 - Las fuerzas francesas rompen las defensas lotaringias en la batalla de Isbergues, lo que permite a los franceses cruzar la región del río Aa.
    • 5 de abril de 1550 - La batalla de Baden termina con el heredero de los Habsburgo, Federico, derrotando a un ejército numéricamente superior de Metz y Alsacia, logrando expulsar a la alianza del Ducado. Después de esta victoria, se negociaría una paz entre el Palatino y los Habsburgo, en la que se hicieron concesiones territoriales menores al Palatino, lo que llevó a ambas naciones a centrarse en contra de la Liga Jungista de Alsacia ahora como aliados.
    • 20 de abril de 1550 - Estalla la agitación en Praga entre católicos y taboritas. Esto se ve agravado por un gran número de disidentes religiosos que ingresan a Bohemia desde Hungría, que los húngaros no hacen nada para detener e incluso apoyar. Como resultado, el Emperador se vería obligado a formar un ejército y combatir a los campesinos rebeldes en el este de la nación.
    • 2 de mayo de 1550 - Federico de Habsburgo lidera un ejército para capturar Murbach después de una escaramuza ligera. Sus fuerzas marchan a través de varias entidades políticas a lo largo del río Rin, apoyando la resistencia católica contra varios gobiernos de ciudades jungistas.
    • 3 de mayo de 1550 - Se crea la Paz de Luxemburgo, creando la paz entre Lotaringia y la República de Messin y Arles-Borgoña. Luxemburgo y Verdún quedan desocupados por Metz, y la frontera sigue en gran parte el Mosela. Arles ganaría Lorena, mientras que también recibiría una gran suma de Lotaringia. Casi de inmediato, la alianza Metz-Arles se derrumbaría ahora que la amenaza de Lotaringia había sido sofocada. Con Habsburgo ocupando activamente la tierra de Messin, Arles se aliaría con Habsburgo.
    • 19 de mayo de 1550 - Las relaciones se rompen entre Arles y Francia, después de que Francia se niega a dejar Amiens a los arlesianos. Bohemia se vería obligada a romper su alianza con Arles por Francia, en detrimento de sus relaciones con otras naciones católicas en Alemania.

    La elección de Leopoldo II de Habsburgo como rey de Alemania daría comienzo a una guerra civil imperial.


    Preludio

    Ejército otomano

    En la primavera de 1529, Suleiman reunió un gran ejército en la Bulgaria otomana, con el objetivo de asegurar el control de toda Hungría y reducir la amenaza que representaban en sus nuevas fronteras Fernando I y el Sacro Imperio Romano Germánico. Las estimaciones del ejército de Suleiman varían ampliamente de 120.000 a más de 300.000 hombres, como lo mencionan varios cronistas. [8] Así como numerosas unidades de Sipahi, la fuerza montada de élite de la caballería otomana, y miles de jenízaros, el ejército otomano incorporó un contingente de Moldavia y guerreros serbios renegados del ejército de John Zápolya. [9] Suleiman actuó como comandante en jefe (además de dirigir personalmente su fuerza), y en abril nombró a su Gran Visir (el más alto ministro otomano), un antiguo esclavo griego llamado Ibrahim Pasha, como Serasker, un comandante con poderes para dar órdenes en nombre del sultán. [10]

    Suleiman lanzó su campaña el 10 de mayo de 1529 y enfrentó numerosos obstáculos desde el principio. [11] Las lluvias primaverales que son características del sudeste de Europa y los Balcanes fueron particularmente intensas ese año, causando inundaciones en Bulgaria y dejando partes de la ruta utilizada por el ejército apenas transitables. Muchos cañones y piezas de artillería de gran calibre se atascaron irremediablemente o se atascaron, lo que dejó a Suleiman sin más remedio que abandonarlos, mientras que los camellos traídos de las provincias orientales del imperio, que no estaban acostumbrados a las difíciles condiciones, se perdieron en grandes cantidades. La enfermedad y la mala salud se hicieron comunes entre los jenízaros, cobrando muchas vidas a lo largo del peligroso viaje.

    Suleiman llegó a Osijek el 6 de agosto. El día 18 llegó a la llanura de Mohács, para ser recibido por una importante fuerza de caballería liderada por John Zápolya (que luego acompañaría a Suleiman a Viena), quien le rindió homenaje y le ayudó a recuperar varias fortalezas perdidas desde la Batalla de Mohács a los austríacos. , incluido Buda, que cayó el 8 de septiembre. [12] La única resistencia llegó en Pozsony, donde la flota turca fue bombardeada mientras navegaba por el Danubio. [11]

    Medidas defensivas

    A medida que los otomanos avanzaban hacia Viena, la población de la ciudad organizó una resistencia ad-hoc formada por agricultores locales, campesinos y civiles decididos a repeler el inevitable ataque. Los defensores fueron apoyados por una variedad de mercenarios europeos, a saber, piqueros de Landsknecht alemanes y mosqueteros españoles enviados por Carlos V. [13] [14]

    El Hofmeister de Austria, Wilhelm von Roggendorf, asumió el cargo de la guarnición defensiva, con el mando operativo confiado a un mercenario alemán de setenta años llamado Nicolás, Conde de Salm, que se había distinguido en la Batalla de Pavía en 1525. [11 ] Salm llegó a Viena como jefe de la fuerza mercenaria de socorro y se dedicó a fortificar las murallas de trescientos años que rodeaban la catedral de San Esteban, cerca de la cual estableció su cuartel general. Para asegurarse de que la ciudad pudiera resistir un asedio prolongado, bloqueó las cuatro puertas de la ciudad y reforzó las murallas, que en algunos lugares no tenían más de seis pies de espesor, y erigió bastiones de tierra y una muralla de tierra interior, nivelando los edificios donde fuera necesario para despejar el espacio. para las defensas. [11]


    BROWNE, Anthony I (1528-92), de Battle Abbey y Cowdray Park, Suss.

    B. 29 de noviembre de 1528, 1er s. de Sir Anthony Browne de Battle Abbey y Cowdray Park por 1st w. Alice, da. de Sir John Gage de Firle. metro. (1) Jane (D.1552). da. de Robert Radcliffe, primer conde de Sussex, 1s. 2da. (2) antes del 10 de diciembre de 1558, Magdalen, da. de William, tercer Lord Dacre de Gilsland, 5 chelines. 3da. suc. fa. 28 de abril de 1548. Kntd. 20 de febrero de 1547 cr. Vizconde Montagu 2 de septiembre de 1554 KG nom. 23 de abril, inst. 17 de octubre de 1555.1

    Oficinas celebradas

    Abanderado de enero de 1546-D. alguacil, Surr. y Suss. 1552-3 com. bienes de iglesias y fraternidades, Suss. 1553, musters, Surr. en 1557, 1572/3, en 1583, Suss. de 1569, subvención, Surr. 1559 otras comisiones 1553-?D. cuidador, parque Guildford, octubre de 1553-D., Persecución en Hampton Court, junio de 1554-D. j.p. Surr., Suss. 1554-D. amo del caballo al rey Felipe de abril a septiembre. 1554 Trier de peticiones en los Lores, Parlts. de 1555 y 1558 PC 28 de abril de 1557 ld. Lt., Suss. Mar.-Oct. 1558, jt. 1569-85 enviado a Roma 1555, España 1560, Flandes 1565-6,2

    Biografía

    Anthony Browne evidentemente debió su regreso de Guildford a los parlamentos de 1545 y 1547 a su padre, quien fue caballero mayor de la comarca en ambas ocasiones y que había sido co-guardián del parque de Guildford desde 1527 y único guardián desde la muerte de su mitad. hermano, sir William Fitzwilliam, conde de Southampton, cuya propiedad en el distrito también había heredado. El joven Browne fue devuelto por primera vez el 26 de diciembre de 1544, unas semanas después de cumplir 16 años (aunque el Parlamento no se reunió hasta unos días antes de los 17), sin embargo, tuvo prioridad sobre su colega Thomas Elyot, quien era su criado del padre. Sir Anthony Browne también obtuvo el nombramiento de su hijo como abanderado real, entregando su propia patente de la oficina a cambio de una subvención para él y su hijo en supervivencia. El joven Browne acompañó a su pariente John Dudley, vizconde de Lisle, a Francia en el verano de 1546, recibiendo 40 libras esterlinas para sus gastos de Enrique VIII, y fue nombrado caballero en la coronación de Eduardo VI. Todavía era menor de edad cuando su padre murió en abril de 1548, y en enero siguiente (Sir) Thomas Wroth fue nombrado abanderado durante su minoría, pero se le permitió comprar su propia tutela por £ 333 6s.8D. En mayo de 1550, seis meses después de la mayoría de edad, recibió la librea de sus tierras3.

    La carrera de Browne recibió su primer chequeo al año siguiente, cuando pasó seis semanas en prisión por oír misa. Admitió en el Consejo el 22 de marzo de 1551 que lo había hecho "dos o tres veces en el Newhall y una vez en Romford ahora, ya que Lady Mary venía aquí hace unos diez días". El Consejo envió a Browne a la Flota el 4 de mayo, él y (Sir) Richard Morgan, que también habían escuchado misa en la capilla de la princesa María, fueron puestos en libertad "con advertencia de que se tengan cuidado de cómo volvieron a equivocarse". Aunque no hay evidencia de que luego se conformara, Browne fue acusado de sheriff de Surrey y Sussex en noviembre de 1552 y al año siguiente incluso fue nombrado comisionado de bienes de la iglesia. Estos nombramientos pueden haber sido ofertas para su apoyo por parte de John Dudley, ahora duque de Northumberland, quien quizás también consiguió el regreso de su joven pariente para Petersfield al Parlamento de marzo de 1553. Fitzwilliam había tenido tierras en el vecindario pero en el macho de cola de modo que había no pasó a los Brownes. El señor del municipio, Henry Weston, tenía entonces unos 18 años y su padrastro, John Vaughan II, ocupó el asiento menor: el pariente de Vaughan, Sir Roger Vaughan, puede que ya estuviera casado con una hija de Henry, segundo conde de Worcester, por Elizabeth, la tía de Browne, pero es poco probable que Vaughan, especialmente en vista de su propio descenso al escaño de menores, pudiera haber ejercido un control total sobre las elecciones. El propio Browne parece haber intervenido en varias elecciones como alguacil de Surrey y Sussex, y su regreso de George Rithe por Bramber puede haber sido parte de un acuerdo electoral por el cual Rithe, que tenía tierras cerca de Petersfield, se presentó allí a favor de Browne.4

    Browne fue reelegido por Petersfield, con Rithe, al primer Parlamento del nuevo reinado, después de que aparentemente se había unido a la reina María. También fue devuelto por Stafford a este Parlamento, sin duda por el nombramiento de Lord Stafford. La esposa de Browne estaba relacionada con Stafford, el nombre del "hermano de base" de Browne, Charles Stafford. alias Browne es de interés en esta conexión, y Browne puede haber tenido algo que ver en la elección de su reemplazo allí, Simon Lowe. alias Fyfield, amigo del mayordomo de Browne, William Denton: Denton mismo iba a sentarse en ocho parlamentos sucesivos para el propio distrito de Midhurst de Browne. Having at length achieved the knighthood of the shire in the Parliament of April 1554, Browne was raised to the peerage in the following September. He probably owed this honour to an attempt to cover up a blunder of King Philip. In June 1554, when an English household was set up for Philip before his marriage, Browne was appointed his master of the horse and was given £200 to provide for his stable. Great was the indignation when Philip arrived in July with a Spanish household and promptly dismissed the Englishmen. It was particularly inept, since in the previous March the Spanish ambassador had bought Browne’s friendship with a gift of 150 crowns. Several anxious letters were exchanged about the ‘Browne affair’, which was settled by his creation as viscount, with an annuity of 20 marks, a material reward augmented in February 1555 by a grant of lands, made in consideration of his service to the Queen during the recent rebellions and for the better maintenance of a viscount’s estate. He was also granted a Spanish pension of 500 crowns a year that this was already two years in arrear in 1558 reflected no lack of confidence in Browne, whom the Spanish ambassador succinctly appraised as ‘a good man and a Christian’.5

    In February 1555 Philip and Mary sent Bishop Thirlby, Viscount Montagu and Sir Edward Carne to treat for the reconciliation of the Church in England to the papacy. On his way home Montagu visited Venice. Back in England he was the chief mourner at the funeral of Bishop Gardiner, who had named him one of his executors. In April 1556 Montagu was given licence to retain 60 men, and a year later he was sworn a member of the Privy Council. In the summer of 1557 he served under the Earl of Pembroke as lieutenant of the army preparing to defend Calais and was present at the siege of St. Quentin, and in the spring of 1558, as lieutenant of Sussex, he organized the defences of the English coast.6

    Nothing is known of Browne’s role in the Commons but he was an active member of the Lords: during Mary’s reign he was regular in attendance and was frequently appointed to committees, including one in 1555 for the bill to punish exiles. On 14 Nov. 1558 he was a member of the Lords’ delegation to the Commons about a subsidy. In Elizabeth’s first Parliament he voted for the bill to restore first fruits and tenths to the crown, but was the only temporal peer to oppose the bills for the dissolution of the religious houses restored by Mary and for the re-establishment of the royal supremacy he also voted against the bill for uniformity, in conjunction with eight other temporal peers. His speech against the supremacy bill has recently come to light: he objected to the abrogation of the mass and the profanation of the sacraments but he also warned of the danger to the realm should the pope proceed to its excommunication, with the consequent threat of invasion or rebellion, and besought the House to ‘be not noted thus often to change your faith and religion, and with the Prince to bury your faith’. He again distinguished himself in the Parliament of 1563 by his opposition to the bill for extending the obligation to take the oath of supremacy and for sharpening the penalties for refusal. A new law, he said, ought to be necessary, just and reasonable, and apt and fit to be put in execution, and the proposed measure was none of these things. Speaking on his last point, he asked, ‘What man is there so without courage and stomach, or void of all honour, that can consent or agree to receive an opinion and new religion by force and compulsion?’ Although the Act was passed (5 Eliz., c.1), peers were exempted from its operation and Montagu was not therefore tendered the oath. In November 1566 he opposed the bill to confirm the consecration of bishops.7

    His opposition to the Anglican settlement had not excluded Montagu from employment. In January 1560 Elizabeth sent him—against his will, as he told the Spanish ambassador, and accompanied by a man to spy on him—to tell Philip of the French landings in Scotland and to ask his help to prevent an invasion of England. In 1565 he was employed to negotiate a commercial treaty with the Netherlands, which moved him to comment to the Spanish ambassador, ‘I cannot understand these people they cannot endure me and yet they send me to do their business for them’. Four years later his unswerving loyalty received signal recognition when he was appointed joint lord lieutenant of Sussex.8

    Montagu was the subject of many rumours in the various Catholic intrigues of the day, doubtless because of the involvement of many of his kinsmen and associates. His servant George Chamberlain is said to have fled overseas ‘upon the rebellion in the north’, and Chamberlain’s activities, perhaps in conjunction with those of Montagu’s son-in-law Henry, 2nd Earl of Southampton, may explain the otherwise incomprehensible reports of the Spanish ambassador made late in 1569. In the first, of 1 Dec. 1569, within a fortnight of Montagu’s being commissioned joint lieutenant of Sussex, he said that Montagu and Southampton had sent to ask him whether they should take up arms or go over to join Alva. Then on 18 Dec. he wrote that they had taken the latter course, but had been driven back by contrary winds and summoned to court to explain their conduct—whereupon Montagu received the governorship of Sussex. The ambassador added that Montagu had sent ‘George Hamberton, a kinsman of the Duchess of Feria’ to assure Alva of his good intentions. ‘Hamberton’ may well have been Chamberlain, whose contacts with his kinswoman had been one of the causes of his arrest seven years earlier Southampton was indeed imprisoned but not until June 1570. In August 1580 the Spanish ambassador thought that Montagu was likely to be arrested and a month later the Venetian ambassador reported that he was in prison, but there is no confirmation of this.9

    Although Montagu was removed from the Sussex lieutenancy in 1585, in the following year he was appointed a commissioner for the trial of Mary Queen of Scots and he remained active in his shire. On 21 Aug. 1587 the Council wrote to thank him for the speed with which he had travelled to the coast on hearing reports that foreign ships had been sighted, and in the Armada crisis of the following year he showed himself equally anxious to help. According to a pamphlet written by Lord Burghley, but purporting to be by an English Catholic, he led 200 horsemen to Tilbury, determined ‘to live and die in defence of the Queen and of his country’. Three years later Elizabeth spent a week at Cowdray Park and among the knights dubbed during her stay were Montagu’s second son George and his son-in-law Robert Dormer † .10

    Montagu died on 19 Oct. 1592 at his house in Horsley, Surrey, and was buried at Midhurst: his tomb, on which he is depicted with his two wives, was later removed to Easebourne church, close to the entrance to Cowdray Park. Several portraits survive. The executors of his will, proved on 14 Mar. 1593, were his wife Magdalen, his son-in-law Dormer, Edward Gage, Richard Lewknor † and Edmund Pelham † and the supervisor (Sir) Thomas Heneage, who was later to be the second husband of Montagu’s daughter the Countess of Southampton. His heir was his grandson Anthony Maria, who had married Buckhurst’s daughter.11


    “I Argued Strenuously With Eisenhower on Monty’s Extravagance in Tonnage but Without Success.”

    American commanders were appalled at such a daring and risky move and urged Eisenhower to stick to the “on to Berlin” plan. Eisenhower, who earlier had been convinced that the Germans were on the verge of collapse, now believed that they were strengthening daily, especially with newly arrived divisions from the Eastern Front. It was apparent that there would be no German surrender by Christmas. There was also concern that in order to clear the Scheldt Estuary and capture the launching sites for the V-1 flying bombs, which were terrorizing Britain, Montgomery would have to get the majority of the gasoline and supplies. Eisenhower reluctantly gave his approval for Market Garden in September.

    General Bradley stated after the war, “Had Monty pared down his ammunition requirements and concentrated instead on gasoline, Patton might have advanced farther.… I argued strenuously with Eisenhower on Monty’s extravagance in tonnage but without success. "

    Combined with the increasingly bad weather in early September, the gasoline shortage allowed the Germans time to build their defenses in front of the Third Army. As Patton’s offensive operations gradually slowed, German counterattacks on Third Army’s flanks increased. It was apparent that the Germans were in a full fighting withdrawal. Their operations focused on defending and delaying actions while units of all types were massing in their rear. Remnants of the German Army were now engaged in delaying actions east of the Moselle River and concentrated armored counterattacks against Third Army’s bridgeheads.

    After these attacks were blunted by the Third Army, Hitler replaced Col. Gen. Johannes Blaskowitz as commander of Army Group G with the tough campaigner from the Eastern Front, General Hermann Balck. Hitler had considered Blaskowitz too passive and favored Balck, who, having many of the same characteristics as his adversary Patton, would conduct an aggressive and ruthless campaign against the Americans. Balck, as an ardent Nazi, was more than willing to carry out his Führer’s directives. Instead of fleeing to the West Wall (Siegfried Line), he dug in around Metz and the Moselle and Seille Rivers. He was prepared to make the Americans pay for every yard.

    Meeting at 5th Infantry Division HQ, Metz. (left to right) Lt. Gen. Thomas T. Handy , Lt. Gen. George S. Patton, Jr., Maj. Gen. Hiram C. Walker, Maj. Gen. S. Leroy Iwin, Gen. George C. Marshal.

    By the end of September, gasoline shipments to the Third Army had been reduced to a mere trickle. The October lull would be used to build up Army supplies, reassemble, regroup, and plan the imminent invasion of Germany. The XX Corps was to be used as a training unit for teaching troops how to assault fixed fortifications like the kind that faced them around the heavily fortified city of Metz.

    Third Army’s intelligence section had already determined that the Germans intended to make the most of the ring of forts around Metz, the ancient gateway city through which so many invading armies had passed. Metz was to be the linchpin in the Germans’ defensive strategy. An army had not directly taken Metz since 1552. It had been captured after a 54-day siege during the Franco-Prussian War and had been fortified by the Germans in World War I. However, after the Great War the string of fortresses were left in ruins.

    These were all facts that the history-conscious Patton should have known. When it became apparent that the Allies were going to plunge through France, the fortresses were reoccupied and slightly renovated. They would provide security for the retreating German armies and the advance of the Allies. Metz was to be Balck’s anchor for the German Line of defense that paralleled the Siegfried line to the west. It was the Germans’ intention to hold this main line of resistance to buy time so defensive positions could be strengthened along the Rhine. The cold and wet weather would also keep Allied air operations to a minimum. With the Allied advance literally stopped cold, Patton decided, against his own better judgment, to test the defensive qualities of the German positions around the southern half of Metz. It became clear that any gains made along the Moselle near Metz could not be exploited without doing something about the German defensive positions in the forts.

    Fort Driant, in particular, with its 150mm guns, could bring down flanking fire and was already producing casualties among XX Corps personnel as Walker’s men tried to throw bridges across the Moselle. Patton decided that while it might not be able to continue an offensive posture, Third Army was not going to remain idle during the lull. Third Army would conduct a reconnaissance in force, and if anything broke open the gains would be exploited.

    It became the task of Patton’s XX Corps, and its commander, Maj. Gen. Walker, to take Metz and its fortification system. It was quickly ascertained that the key to Metz was Fort Driant, and on September 17 an excited Walker came up with a plan for its capture, code-named Operation Thunderbolt. This was to be a combined air and ground assault against Fort Driant.

    Operation Thunderbolt called for close support from the XIX Tactical Air Command and the use of massed formations of medium bombers. The air attack would then be followed by an intense artillery barrage and a combined assault by armor and infantry. Ground attack aircraft would provide close support as needed. Walker advocated this plan to Patton partially because he did not want Eddy and the XII Corps to get all the glory with their operations outside Nancy. Operation Thunderbolt was conceived when Colonel Charles W. Yuill of the 11th Infantry Regiment in Maj. Gen. S. Leroy Irwin’s 5th Division suggested that Driant could be taken by storm with only a few regiments.

    The key to the success of the attack on Fort Driant was to be massed attacks from the air. Patton had high hopes that the bombing would work but probably underestimated the defensive edge afforded by tons of well-placed concrete. Two events that occurred before the attack threw a shadow of doubt upon the success of the operation. The 12th Army Group placed the use of its bombers on a day to day basis and could not commit them long-term to a protracted operation, but far worse, the weather became cold and rainy. Mobility was hampered, and air support would be limited.

    Patton later became disappointed with the results obtained from the use of air power. He should have seen this going into the operation because of the ineffective results of massed bombing on the German heavy defenses in Brittany. Operation Thunderbolt was slated for anytime after September 19. The 2nd Battalion, 11th Infantry was kept on alert and told that it might be called upon to go in at a moment’s notice. Because of a lack of ammunition of all types, the concept of a massed attack on the fort was abandoned and air power would be parceled out to different areas of the front on a daily basis.


    Voies navigables de France (VNF, Navigable Waterways of France) is the French navigation authority responsible for the management of the majority of France's inland waterways network and the associated facilities&mdashtowpaths, commercial and leisure ports, lock-keeper's houses and other structures.

    A war memorial is a building, monument, statue or other edifice to celebrate a war or victory, or (predominating in modern times) to commemorate those who died or were injured in a war.


    Ver el vídeo: Battle of Metz, 1552 Carlos, rey emperador


Comentarios:

  1. Eagan

    Well, how could it be? I am looking for how to clarify this topic.

  2. Wentworth

    Sí, en serio. Todo lo anterior dijo la verdad. Discutamos esta pregunta. Aquí o en PM.

  3. Dojin

    Creo que no tienes razón. Lo sugiero para discutir.

  4. Ezhno

    Idea admirable y es oportuno



Escribe un mensaje