La batalla de Meguido

La batalla de Meguido



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

>

Este video trata sobre la famosa Batalla de Meguido; la guerra de 1457 a. C. entre las fuerzas del antiguo Egipto (bajo Tutmosis III) y los cananeos rebeldes (dirigidos por el rey de Cades).


Batalla de Meguido

La batalla de Meguido (19-25 de septiembre de 1918) fue la batalla culminante de la campaña del Sinaí y Palestina de la Primera Guerra Mundial (1914-18). Las fuerzas alemanas y otomanas se encontraron rodeadas por el Imperio Británico y las fuerzas francesas bajo el mando del general Sir Edmund Allenby.

9a marcha del caballo de Hodson a través de Damasco, octubre de 1918

9a marcha del caballo de Hodson a través de Damasco, octubre de 1918


Inscripción de la batalla de Meguido de Thutmosis III

La Batalla de Meguido (c. 1457 a. C.) es uno de los enfrentamientos militares más famosos de la historia en el que Tutmosis III (1458-1425 a. C.) de Egipto derrotó a la coalición de regiones sometidas lideradas en rebelión por los reyes de Cades y Meguido. La batalla en sí fue una victoria decisiva para Egipto y el asedio de siete u ocho meses que siguió redujo el poder de los reyes súbditos, dio a Thutmosis III el control del norte de Canaán (desde donde lanzó sus campañas en Mesopotamia) y elevó el poder egipcio. el estado del rey a la leyenda.

La ascensión de Thutmosis III y la revuelta

Thutmosis III era el hijo de Thutmosis II (1492-1479 a. C.) de una esposa menor llamada Iset. La gran esposa real de Thutmosis II fue Hatshepsut (1479-1458 a. C.), quien fue nombrada regente de la joven Thutmosis III tras la muerte de su padre. Hatshepsut, sin embargo, rompió con la tradición que insistía en un faraón masculino y asumió el cargo ella misma.

Anuncio publicitario

Thutmosis III creció en la corte y recibió un amplio entrenamiento militar como se esperaba de un príncipe en el período del Nuevo Reino de Egipto (c. 1570 - c. 1069 a. C.), la era del imperio. Cuando murió Hatshepsut, Thutmosis III llegó al poder, y creyendo que era débil e inexperto, el rey de la ciudad siria de Kadesh incitó a una rebelión en la provincia egipcia de Canaán que rápidamente ganó el apoyo de otras regiones con la esperanza de deshacerse del dominio egipcio. Esta coalición se reunió en la ciudad de Meguido.

La batalla de Meguido e inscripción

C ª. En abril de 1457 a. C., Thutmosis III marchó con su ejército desde Tebas a Meguido en el norte de Canaán (norte de Israel en la actualidad), eligió con prudencia acercarse a la ciudad por un estrecho paso desde la ciudad de Aruna, en lugar de las rutas más amplias y fáciles hacia la ciudad, y sorprendió a sus enemigos al entrar en el valle de Qina detrás de sus posiciones defensivas y expulsarlos del campo. Toda la campaña podría haber terminado ese día, si el ejército egipcio no hubiera detenido su persecución de sobrevivientes para recolectar tesoros y trofeos del campo que Thutmosis III tuvo que sitiar la ciudad para tomarla.

Anuncio publicitario

El comandante y escriba militar de Thutmosis III, Tjaneni (también conocido como Thanuny, c. 1455 a. C.) acompañó naturalmente a su rey en la campaña para sofocar la revuelta y mantuvo un diario detallando el compromiso. El relato de Tjaneni complació tanto a Thutmosis III que hizo inscribir partes del mismo en las paredes del gran Templo de Amón en Karnak y, en menor medida, en otros lugares. El informe de Tjaneni se encuentra entre los más detallados de cualquier campaña en la historia de Egipto, incluido el famoso relato de Ramsés II sobre la batalla de Kadesh en 1274 a. C.

Tjaneni comienza explicando por qué la inscripción se encuentra grabada en las paredes del templo. Luego procede a detallar la campaña y los motivos de la misma. El 'enemigo miserable' mencionado periódicamente es el rey de Cades que inició la rebelión y organizó las fuerzas contra Egipto, pero en algunos puntos se usa para designar a todos los que se habían unido a la rebelión. Después de la Batalla de Meguido, Thutmosis III subyugaría y castigaría a todos los que participaron, conquistando no solo Kadesh sino toda Siria y las tierras de los Mitanni en Mesopotamia, entre otras.

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

Texto de la inscripción

La siguiente traducción es de James B. Pritchard de su obra Textos del Antiguo Cercano Oriente relacionados con el Antiguo Testamento (1955), reimpreso en El Antiguo Cercano Oriente, Volumen I: Antología de textos e imágenes también por Pritchard. Algunos pasajes se han omitido aquí por brevedad o porque están incompletos o poco claros. En algunos puntos, un pasaje se resumirá entre paréntesis para mayor claridad y para mantener la forma narrativa. Los corchetes se utilizan para aclarar fechas, expresiones o ciertas ubicaciones:

Su majestad ordenó que las victorias que le había dado su padre Amón se establecieran sobre un monumento en el templo que su majestad había hecho para su padre Amón, a fin de anotar cada campaña individual junto con el botín que su majestad se llevó. de él y las cuotas de cada país extranjero que su padre Ra le había dado.

Año 22, cuarto mes de la segunda temporada, día 25 [posiblemente el 16 de abril de 1457 a. C.]. Su majestad pasó la fortaleza de Sile [en la frontera egipcia] en la primera campaña de victoria que hizo su majestad para extender las fronteras de Egipto, en valor, en victoria, en poder y en justificación. Ahora bien, esto fue mucho tiempo en años ... mientras que cada hombre era tributario antes de Egipto. Pero sucedió en tiempos posteriores que la guarnición que había allí estaba en la ciudad de Sharuhen mientras desde Iursa hasta los confines de la tierra [desde el sur de Canaán hasta el norte de Siria] se había vuelto rebelde contra su majestad.

Anuncio publicitario

(El ejército marchó a una velocidad de 150 millas en 10 días para llegar a Gaza, donde descansaron. Luego se trasladaron a la ciudad de Yehem, cerca de Aruna, donde Thutmosis III convocó a un consejo de sus comandantes. Había tres formas en que el ejército podía viajar a Meguido: un camino estrecho donde las tropas tendrían que marchar en fila india, un camino hacia el sur y otro hacia el norte, ambos más anchos y permitirían un movimiento más fácil del ejército. Thutmosis III había decidido el estrecho camino de Aruna, sus generales querían ir por cualquiera de las otras dos rutas más fáciles).

Su majestad ordenó una conferencia con su ejército victorioso, hablando de la siguiente manera:

"Ese miserable enemigo de Cades ha venido y ha entrado en Meguido. Está allí en este mismo momento. Ha reunido para él a los príncipes de todos los países extranjeros que habían sido leales a Egipto, así como a los que llegaron hasta Naharin y Mitanni, los de Hurru, los de Kode, sus caballos, sus ejércitos y su gente, porque él dice - así se informa - 'Esperaré aquí en Meguido para luchar contra su majestad'. ¿Me dirán lo que hay en sus corazones? ? "

Anuncio publicitario

Dijeron en presencia de su majestad: "¿Cómo es ir por este camino que se vuelve tan estrecho? Se dice que el enemigo está ahí, esperando afuera, mientras se van haciendo más numerosos. ¿No tendrá que hacerlo el caballo? ir tras el caballo y el ejército y la gente de manera similar? ¿La vanguardia de nosotros estará luchando mientras la retaguardia está esperando aquí en Aruna sin poder luchar? Ahora, hay otros dos caminos aquí. Uno de los caminos - he aquí, es el al este de nosotros, de modo que sale en Taanaj. El otro, he aquí, está en el lado norte de Djefti, y saldremos al norte de Meguido. Dejemos que nuestro señor victorioso proceda sobre uno de ellos que sea satisfactorio. a su corazón, ¡pero no nos hagas ir por ese camino difícil! "

Luego se trajeron mensajes sobre ese miserable enemigo y se continuó la discusión de ese problema sobre el que habían hablado anteriormente. Lo que se dijo en la majestad de la corte: vida, prosperidad, salud [una bendición común con respecto al faraón. Thutmosis III habló a la asamblea:]

"¡Juro, como Ra me ama, como mi padre Amón me favorece, como mi nariz se rejuvenece con vida y satisfacción, mi majestad procederá por este camino de Aruna! ¡Que el que desee vaya por estos caminos de los que hablas y ¡Dejad que el que lo desee venga en pos de mi majestad! 'He aquí', dirán, estos enemigos a quienes Ra abomina, '¿se ha puesto su majestad en otro camino porque nos ha tenido miedo?' - Entonces ellos hablarán ".

Anuncio publicitario

Dijeron en presencia de su majestad:

"¡Que tu padre Amón, Señor de los Tronos de las Dos Tierras, que preside Karnak, actúe de acuerdo con tu deseo! He aquí, seguimos a su majestad dondequiera que vaya tu majestad, porque un sirviente seguirá a su señor".

Entonces su majestad acusó a todo el ejército:

"Mantendrás firme el paso de tu victorioso señor en ese camino que se vuelve tan estrecho. He aquí, su majestad ha hecho un juramento, diciendo: '¡No dejaré que mi ejército victorioso avance delante de mi majestad en este lugar!' "

Ahora, su majestad había puesto en su corazón que él mismo debía ir a la cabeza de su ejército. Cada hombre fue informado de su orden de marcha, caballo tras caballo, mientras Su Majestad estaba a la cabeza de su ejército.

(El ejército viajó por la carretera estrecha de Aruna a Meguido. Los hombres marcharon en fila india, conduciendo los caballos. Los carros fueron desmantelados y llevados por los soldados. Aunque se habían recibido informes de que el enemigo los estaría esperando en el Al final del camino angosto, no encontraron a nadie allí. La coalición esperaba que Thutmosis III tomara cualquiera de los caminos más fáciles y en realidad lo estaban esperando al final de esos caminos).

Entonces su majestad salió [del camino angosto] a la cabeza de su ejército que estaba preparado en muchas filas. No se había encontrado con un solo enemigo. Su ala sur estaba en Taanach mientras que su ala norte estaba en el lado sur del valle de Qina. Entonces su majestad se reunió [sus tropas] diciendo: "¡Han caído! Mientras ese miserable enemigo [nos acechaba en el lugar equivocado, hemos llegado para sorprenderlos]. , porque su brazo es más grande que el de cualquier rey. ¡De hecho ha protegido la retaguardia del ejército de su majestad en Aruna! "

Ahora, mientras la retaguardia del ejército victorioso de su majestad todavía estaba en la ciudad de Aruna, la vanguardia había salido al valle de Qina y llenaron la boca de este valle.

Entonces ellos [sus generales] dijeron a su majestad: ¡vida, prosperidad, salud! - "He aquí, su majestad ha salido con su ejército victorioso y han llenado el valle. Que nuestro señor victorioso nos escuche esta vez y que nuestro señor nos guarde la retaguardia de su ejército y su pueblo. Cuando la retaguardia del El ejército sale a nuestro encuentro al aire libre, entonces lucharemos contra estos extranjeros, entonces no nos turbaremos el corazón por la retaguardia de nuestro ejército ".

Su majestad hizo un alto fuera [del valle] y él [se sentó] allí protegiendo la retaguardia de su ejército victorioso. Ahora los líderes acababan de salir por este camino cuando la sombra se volvió [lo que significa que era mediodía, cuando el reloj de sol tuvo que ser reposicionado. Pasaron siete horas antes de que la retaguardia alcanzara a la vanguardia del ejército en el valle]. Su majestad llegó al sur de Meguido en la orilla del arroyo Qina cuando la séptima hora estaba en su curso del día.

Entonces se levantó allí un campamento para su majestad y se colocó una carga sobre todo el ejército, diciendo: "¡Prepárense! Preparen sus armas, ya que uno entrará en combate con ese miserable enemigo por la mañana".

Descansando en el recinto de la vida, la prosperidad y la salud [en el pabellón real], el faraón proveyó a los oficiales, repartió raciones al séquito, colocó los centinelas del ejército, diciéndoles: "¡Sed firmes, estad firmes! , ¡estar atentos!" Despertar en vida en la tienda de la vida, la prosperidad y la salud [se reunió con sus mensajeros]. Vinieron a decirle a su majestad: "¡El desierto está bien y las guarniciones del sur y del norte también!"

Su majestad partió en un carro de oro fino, adornado con sus pertrechos de combate, como Horus, el Poderoso de Brazo, un señor de acción como Montu, el Tebano, mientras su padre Amón fortalecía sus brazos. El ala sur del ejército de su majestad estaba en una colina al sur del arroyo Qina y el ala norte estaba al noroeste de Meguido, mientras que su majestad estaba en el centro. Amun siendo la protección de su persona en el cuerpo a cuerpo y la fuerza de Set impregnando sus miembros.

Entonces su majestad prevaleció sobre ellos al frente de su ejército. Entonces ellos [el enemigo] vieron que su majestad prevalecía sobre ellos, y huyeron precipitadamente a Meguido con rostros de miedo. Abandonaron sus caballos y sus carros de oro y plata para que alguien los llevara a esta ciudad alzando sus ropas. Ahora, la gente había cerrado este pueblo contra ellos, pero bajaron las prendas para llevarlos a este pueblo. Ahora, si tan solo el ejército de su majestad no hubiera entregado sus corazones para capturar las posesiones del enemigo, habrían capturado a Meguido en este momento, mientras que el miserable enemigo de Kadesh y el miserable enemigo de esta ciudad eran arrastrados apresuradamente para obtener entraron en su pueblo, por miedo a su majestad entraron en sus cuerpos y sus brazos estaban débiles porque su diadema de serpiente los había vencido.

Entonces sus caballos y sus carros de oro y plata fueron capturados tan fácilmente como una presa. Había filas de ellos tendidos de espaldas como peces en el ancho de una red mientras el ejército victorioso de su majestad contaba sus posesiones. Ahora fue capturada la tienda de ese miserable enemigo que estaba labrada con plata.

Entonces todo el ejército se regocijó y alabó a Amón por la victoria que le había dado a su hijo en este día. Alabaron su majestad y ensalzaron sus victorias. Luego presentaron el botín que habían tomado: manos [manos cortadas como botín de guerra], prisioneros vivos, caballos y carros de plegado y plata y de obra pintada.

Entonces su majestad ordenó a su ejército con estas palabras:

"¡Capturaos efectivamente, mi ejército victorioso! He aquí, todos los países extranjeros han sido puestos en esta ciudad por el mando de Ra en este día, ya que todos los príncipes de todos los países del norte están encerrados dentro de ella porque la captura de Meguido es la captura. ¡De mil pueblos! ¡Capturaos con firmeza, con firmeza! "

Se dieron órdenes a los comandantes de las tropas para que se ocuparan de sus divisiones e informaran a cada hombre de su lugar. Midieron esta ciudad, que estaba acorralada con un foso y encerrada con maderas frescas de todos sus agradables árboles, mientras su majestad mismo estaba en una fortaleza al este de esta ciudad, vigilando. Ordenó que la ciudad se cerrara con un muro ceñido. Su nombre se llamaba "Men-kheper-Ra-is-the Corraller-of-the-Asiatics". Se designó a la gente como centinelas en el recinto de su majestad y se les dijo: "¡Sean firmes, sean firmes! ¡Estén atentos, estén atentos!" A ninguno de ellos se le permitió salir por detrás de esta muralla, excepto para salir al llamar a la puerta de su fortaleza [por un egipcio].

Ahora todo lo que Su Majestad hizo a esta ciudad ya ese miserable enemigo y su miserable ejército es anotado por día individual por la expedición individual y por los comandantes de tropas individuales. Actualmente se colocan sobre un rollo de cuero en el Templo de Amón.

Ahora los príncipes de este país extranjero vinieron sobre sus vientres para besar el suelo para la gloria de su majestad y para rogar aliento por sus narices porque su brazo era tan grande, porque la destreza de Amón era tan grande sobre cada país extranjero, todos los príncipes a quienes la proeza de su majestad se llevó, llevando su tributo de plata, oro, lapislázuli y turquesas, y llevando grano, vino y ganado mayor y menor para el ejército de su majestad, con una cuadrilla de ellos pagando tributo hacia el sur . Entonces su majestad nombró príncipes de nuevo para cada ciudad.

Lista del botín que el ejército de su majestad se llevó de la ciudad de Meguido:

340 prisioneros vivos y 83 manos, 2.041 caballos, 191 potros, 6 sementales 1 carro labrado en oro con un cuerpo de oro perteneciente a ese enemigo, 1 carro fino labrado con oro del príncipe de Meguido y 892 carros de su miserable ejército - total: 924. 1 cota de malla de bronce fino perteneciente a ese enemigo, 1 cota de malla de bronce fino perteneciente al príncipe de Meguido y 200 cota de malla de cuero perteneciente a su miserable ejército 502 arcos y 7 varas de madera de meru trabajado con plata de la tienda de ese enemigo.

Ahora el ejército de su majestad se llevó ganado de 387, 1,929 vacas, 2,000 cabras y 20,500 ovejas. Lista de lo que el rey se llevó después de los enseres domésticos del enemigo que estaba en Uanoam, Nuges y Herenkeru [del norte de Siria] junto con las propiedades de las ciudades que se habían sometido a él: 38 [oficiales] pertenecientes al enemigo, 84 hijos de ese enemigo y de los príncipes que estaban con él, 5 [oficiales] pertenecientes a ellos y 1,796 esclavas y esclavas, así como sus hijos y 103 personas perdonadas que habían salido de ese enemigo a causa de hambre - total: 2.503 - aparte de cuencos de piedra y oro costosos, varios vasos (100), una gran jarra de trabajo sirio, jarras, tazones, platos, varios vasos para beber, grandes teteras, 17 cuchillos - haciendo 1.784 deben [el egipcio unidad monetaria], oro en discos encontrados en el proceso de elaboración, así como abundante plata en discos: 966 deben y 1 kidet, una estatua de plata con una cabeza de oro, 3 bastones con cabezas humanas, 6 sillas de transporte de ese enemigo del marfil, el ébano y la madera de algarrobo, 1 cama pertenece g a ese enemigo de la madera de algarrobo trabajada con oro y con toda clase de piedra costosa, completamente labrada en oro, una estatua de ese enemigo que estaba allí de ébano trabajada con oro, su cabeza de lapislázuli, vasijas de bronce y mucha ropa de ese enemigo.

Ahora los campos se convirtieron en parcelas cultivables y se asignaron a los inspectores del palacio para que recogieran su cosecha. Lista de la cosecha que su majestad se llevó de las hectáreas de Megiddo: 207.300 más sacos de lo que, además de lo que fue cortado como forraje por el ejército de su majestad.


El Valle de Meguido - primera batalla registrada

Meguido, el nombre evoca pensamientos del fin del mundo, ya que a menudo se asocia con la batalla final del Armagedón en la religión cristiana. La mayoría de la gente desconoce que también es el sitio de la primera batalla escrita. Si bien sabemos que hubo guerras antes transmitidas en los cuentos populares, la acción de Megiddo fue escrita por Tjaneni, el escriba de Thutmosis III, lo que lo convierte en el primer registro de conflicto que hemos encontrado hasta la fecha.

Entonces, Paul Davis, en su libro 100 Decisive Battles, fecha la lucha en las llanuras de Megiddo para el 15 de mayo de 1479 a. C. Desafortunadamente, eso es una estimación de invitados. Todo lo que sabemos por la escritura es que la batalla tuvo lugar el día 21 del primer mes de la tercera temporada en el año 23 del reinado del faraón Thutmosis III. Los egiptólogos no están seguros de cómo se relaciona el sistema de datación egipcio con nuestro exactamente (principalmente porque eran famosos por borrar la historia anterior que no les gustaba. Lo tengo en la lista entre 1482 y 1457 a. C., así que lo coloqué en 1469 en la línea de tiempo.

Para comprender el escenario, nos encontramos en los primeros días de la dinastía egipcia. Aún así, su alcance ya se extiende hacia el este del Mediterráneo y hacia otras regiones de África. Hatshepsut, la esposa de Thutmosis II, gobernó durante más de 20 años en paz, construyó muchos monumentos y templos durante este tiempo, no pudo mantener una política exterior estricta. Después de la misteriosa muerte de Hatshepsut, Thutmosis III llegó al poder con el deseo de revertir esta política y restaurar el poder de Egipto.

El faraón Thutmosis III salió de Egipto el 19 de abril y apenas nueve días después, en el aniversario de su coronación, llegó a Gaza (estoy seguro de que a los israelitas les habría encantado su mapa en lugar de pasar 40 años). Unos días después, estaba al suroeste de Meguido y tenía la información de que el rey de Kadesh estaba en Meguido. Tenía tres rutas para llegar a Meguido. Una carretera que se dirige al norte hacia Aruna y luego un paso estrecho no era lo suficientemente grande para luchar. La segunda era seguir una ruta desde Aruna llamada carretera Tanach a Meguido, y la tercera opción era tomar una carretera a través de Damasco. La tercera opción era la que querían sus asesores, pero eligió atravesar el estrecho paso de Aruna en lugar de rodear la montaña. Dijo a sus consejeros: “Porque ellos, el enemigo, abominado de Ra, consideren así:“ ¿Ha ido Su Majestad por otro camino? Entonces él nos teme, "así lo consideran" (Petrie, A History of Egypt, vol. II, p. 105). Cuando salieron del paso, el rey de Kadesh retiró sus fuerzas a Meguido.

Thutmose dispuso sus fuerzas en una formación de arco al oeste de la ciudad. El día 14, dividió esa formación en tres grupos, y desde el centro, comandó el ejército. Thutmosis lideró sus fuerzas en un carro de electrum (aleación de oro y plata) (Davis, 100 Decisive Battles, pág. 4). Todo lo que confiamos es que los enemigos huyeron ante sus fuerzas.

El apogeo de la guerra de carros estaba a la mano debido a que los caballos aún no habían sido lo suficientemente fuertes como para llevar a un jinete armado, por lo que los carros eran la única forma de moverse rápidamente por el campo de batalla. El arco compuesto les dio a los jinetes del carro un arma poderosa para atacar a la infantería antes de alejarse al galope. Todavía pasó algún tiempo antes de que aparecieran las armas de hierro, lo que finalmente condujo a la caída de las aristocracias de los carros.

Los egipcios ahora desperdiciaron la rápida oportunidad que les había brindado la victoria. Como tantos vencedores a lo largo de la historia, se dispusieron a saquear el campamento enemigo, capturando 200 armaduras y 924 carros. Pero mientras lo hacían, los rebeldes dispersos encontraron el camino de regreso a Meguido, trepando por cuerdas improvisadas de ropa bajadas por personas dentro de las paredes. Entre los que llegaron a un lugar seguro se encontraban los reyes de Meguido y Cades.

Un asedio de siete meses siguió inmediatamente a la batalla de Meguido. El faraón hizo que sus hombres cavaran un foso y construyeran su muralla defensiva alrededor de la ciudad. Después de siete meses de lenta inanición, la ciudad finalmente se rindió. El rey de Cades escapó, pero los que estaban en la ciudad fueron capturados y perdonados por un faraón misericordioso.

Además de armaduras y carros, los vencedores se llevaron a casa más de 2.000 caballos, 340 prisioneros, casi 25.000 vacas y ovejas, y el equipo de guerra real del rey de Meguido.

Más importante aún, la victoria en Meguido les permitió conquistar otras ciudades de la región, asegurándola una vez más para el Imperio Egipcio.


La batalla de Armagedón: ¿qué es?

El líder político y militar francés Napoleón Bonaparte estuvo una vez en el valle de Meguido, que es una gran extensión de tierra y un valle interior al sur de la región de la Baja Galilea en Israel, y comentó: "Todos los ejércitos del mundo podrían maniobrar sus fuerzas en esta vasta llanura ". Napoleón en ese momento, ya sea a sabiendas o sin saberlo, hizo una declaración profética, porque la Biblia declara específicamente que un día todos los ejércitos del mundo convergerán en ese lugar y serán enfrentados en batalla por Dios mismo.

El apóstol Juan, escribiendo en el libro de Apocalipsis, describe el evento: "El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates, y sus aguas se secaron, para preparar el camino para los reyes del este. Y vi , saliendo de la boca del dragón y de la boca de la bestia y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos como ranas. Todo el mundo, para reunirlos para la batalla en el gran día de Dios el Todopoderoso. ('¡He aquí que vengo como un ladrón! ¡visto expuesto! ') Y los reunieron en el lugar que en hebreo se llama Armagedón ”(Apocalipsis 16: 12-16).

La escena representada en El Apocalipsis (el libro de Apocalipsis, que significa "la revelación") es parte de los juicios del cuenco de la Gran Tribulación que se entregan sobre la tierra, aumentando los juicios de Dios sobre un mundo incrédulo. La culminación de la ira de Dios es la reunión de todas las fuerzas del Anticristo junto con todos los demás ejércitos restantes en un lugar singular donde Dios los destruirá.

En el Antiguo Testamento, el profeta Joel describió la escena de esta manera: "Reuniré a todas las naciones y las haré descender al valle de Josafat. Y allí entraré en juicio con ellas, en nombre de mi pueblo y de mi heredad. Israel, porque los han esparcido entre las naciones y han repartido mi tierra… Proclame esto entre las naciones: Consagrad para la guerra, incita a los valientes. Que se acerquen todos los hombres de guerra, que suban. Transforma tus arados en espadas. y tus podaderas en lanzas permiten que los débiles digan: "Soy un guerrero". Apresuraos y venid, naciones vecinas, y reuníos allí. Derriba a vuestros guerreros, oh SEÑOR. Que las naciones se muevan y suban al valle de Josafat, porque allí me sentaré para juzgar a todas las naciones circundantes. la hoz, porque la mies está madura. Entrad, pisad, que el lagar está lleno. Las tinajas rebosan, porque su maldad es grande "(Joel 3: 2, 9-13).

El foco de este gran evento será Jerusalén, que es confirmado por el profeta Zacarías: "Porque reuniré a todas las naciones contra Jerusalén para la batalla, y la ciudad será tomada, las casas saqueadas y las mujeres violadas. La mitad de la ciudad. saldrá al destierro, pero el resto del pueblo no será cortado de la ciudad. Entonces el SEÑOR saldrá y peleará contra aquellas naciones como peleó en un día de batalla "(Zacarías 14: 2-3) .

La visión de Juan de este día comienza describiendo el secado del río Éufrates, un río mencionado por primera vez en Génesis 2 y que actuó como un límite natural entre el este y el oeste. Lo que sirvió inicialmente para regar la cuna de la civilización de la humanidad se convertirá en la tumba de la humanidad a medida que se seque, borrando así un callejón sin salida que permite que un ejército venga, literalmente, "de la salida del sol". Dios prepara así una invasión oriental masiva de Israel y apunta directamente a la base de operaciones del Anticristo.

El ejército oriental es engatusado para actuar junto con otras legiones militares de todo el mundo por tres espíritus demoníacos que proceden del Anticristo, su falso profeta y el mismo Satanás. Todos los ejércitos del mundo están convencidos de converger en Israel a partir de las señales realizadas por la trinidad satánica, con el verdadero propósito subyacente de luchar contra Dios mismo: "Y vi a la bestia y a los reyes de la tierra con sus ejércitos reunidos para hacer la guerra contra el que estaba montado en el caballo y contra su ejército "(Apocalipsis 19:19).

La ubicación real de esta batalla de corta duración se describe en las Escrituras como "Har-Magedón" (Apocalipsis 16:16), que literalmente significa "Monte Meguido". En realidad, no hay ninguna montaña con ese nombre, pero "Har" puede referirse a la región montañosa. Siendo este el caso, es probable que sea una referencia a la región montañosa que rodea la llanura de Meguido, que está a unas sesenta millas al norte de Jerusalén y el lugar descrito por Napoleón como el campo de batalla perfecto para todos los ejércitos del mundo.

En este lugar, todos los combatientes mundanos serán enfrentados directamente por Dios Todopoderoso en la segunda venida de Cristo a la tierra y serán destruidos: "Ellos [los ejércitos del mundo] harán la guerra contra el Cordero, y el Cordero los vencerá , porque él es Señor de señores y Rey de reyes, y los que están con él son llamados y elegidos y fieles "(Apocalipsis 17:14). El final de Apocalipsis 19 describe la condenación del Anticristo y todos los ejércitos con él de esta manera: "Y la bestia fue capturada, y con ella el falso profeta que en su presencia había hecho las señales por las cuales engañó a los que habían recibido la marca de la bestia y de los que adoraban su imagen. Estos dos fueron arrojados vivos al lago de fuego que arde con azufre. Y los demás fueron muertos por la espada que salió de la boca del que estaba sentado en el caballo, y todos los pájaros estaban hartos de su carne "(Apocalipsis 19: 20-21).

El pastor y maestro John MacArthur describe la escena como "la mayor calamidad en toda la historia de la humanidad". Esa calamidad caerá sobre todos los que rechacen a Cristo, pero para aquellos que lo reciban como Salvador y Señor, su futuro será muy diferente. David se dirige a ambos grupos en los Salmos cuando escribe: "Besad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino, porque pronto se enciende su ira. Bienaventurados todos los que en él se refugian" (Salmo 2:12). .


Batalla antigua EN UBICACIÓN

Batalla de Meguido

El sitio de la batalla de Meguido visto desde el oeste Meguido: aproximación este

La batalla de Meguido

La batalla de Meguido es la primera batalla que se registra con todo detalle en la historia antigua, ya que era una costumbre del principal escriba militar ”.Tjaneni"Para inscribir todos los registros de la batalla en jeroglíficos en el templo de Amén-Ra en Tebas, Karnak. Aproximadamente en 1479 a. C., el día 21 del primer mes del tercer año del reinado del rey Tutmosis III, el faraón de Egipto dirigió a su ejército para combatir una revuelta encabezada por el rey de Cades (la antigua ciudad del Cercano Oriente). ).

El rey Thutmosis III tomó el trono de su madrastra Reina Hatshepsut que supo construir un país próspero y un ejército muy poderoso, bien entrenado y organizado y pasárselo a él cuando ella muriera. Después de su muerte, los reyes de Meguido y Cades se rebelaron contra él como creían, era indigno y débil. Así que la primera campaña del rey Thutmosis fue contra la coalición entre los Cananeos de Meguido, los sirios de Kadesh y otras ciudades que participaron en esta revuelta que se reunieron en las afueras de la ciudad de Meguido, que era una fortaleza crucial y junto con una importante ruta comercial y militar. Reunió un ejército de entre 10,000 y 20,000 hombres compuesto por aurigas e infantería, el ejército tomó una base cerca de las fuerzas enemigas, luego condujo a su ejército por el camino peligroso hacia la base enemiga que le dio control sobre el elemento sorpresa que causó el ejército enemigo que consiste en el mismo número de tropas y armamento para entrar en pánico y también el acceso del ejército del faraón a armas muy avanzadas y tácticas de inteligencia. El ejército egipcio persiguió a los enemigos que huían y los derribó uno por uno, el resto del ejército se refugió en la ciudad de Meguido. La batalla se convirtió en un asedio en cuestión de momentos cuando el ejército egipcio cavó un máximo e hizo su propia muralla defensiva alrededor de la ciudad. El asedio duró siete meses antes de que los líderes derrotados rindieran la ciudad, luego el ejército egipcio entró y se llevó más de 20,000 caballos, millones de granos y ganado, carros de oro y plata, joyas y metales preciosos y tres fortalezas. Su victoria le dio el control del frente norte de su reino donde puede lanzar campañas a otros países y expandir el reino. Los hijos de los líderes derrotados fueron llevados a Egipto, educados en la escuela egipcia y más tarde, cuando sean mayores de edad, regresarán a su tierra con el permiso de el faraón egipcio para seguir sirviéndole. Su triunfo sobre esta coalición y a través de su tiempo y la increíble fama de esta batalla estableció el éxito de todas sus campañas futuras y su reputación en los libros de historia.

Make your dream come true and discover the Egyptian mythology, battles, civilization, history, and many more by visiting the majestic temple and archaeological sites of Egypt, so check our breathtaking Egypt tour packages, o Egypt Nile cruises and choose your dream vacation.


What is the significance of Megiddo in the Bible?

Megiddo is an ancient city in Israel and the site of a number of military conflicts. Today it is the site of a kibbutz and some rich archeological digs (Tel Megiddo).

Megiddo is first mentioned in Joshua 12:21 as one of the cities of the “Hittites, Amorites, Canaanites, Perizzites, Hivites and Jebusites” whose kings were defeated by Joshua. Megiddo was in the territory of Manasseh (Joshua 17:11 1 Chronicles 7:29), and, although they were not able to completely drive out the residents, the Manassehites were eventually able to subjugate them (Judges 1:27).

Megiddo is also mentioned in conjunction with the battle between Sisera and Barak (with Deborah the judge) in Judges 5:19. Megiddo was later included in the territory of Baana son of Ahilud, one of Solomon’s twelve district governors (1 Kings 4:12). Megiddo was one of the cities that was rebuilt or fortified by Solomon (1 Kings 9:15).

Ahaziah, king of Judah, was wounded in battle against Jehu, who was attempting to overthrow Joram, the king of the northern kingdom of Israel. Ahaziah fled to Megiddo where he died from his wounds (2 Kings 9:27).

King Josiah of Judah, contrary to God’s will, fought against Pharaoh Necho at Megiddo and was killed there (2 Kings 23:29&ndash30 and 2 Chronicles 35:22).

Zechariah 12:10&ndash12 says, “And I will pour out on the house of David and the inhabitants of Jerusalem a spirit of grace and supplication. They will look on me, the one they have pierced, and they will mourn for him as one mourns for an only child, and grieve bitterly for him as one grieves for a firstborn son. On that day the weeping in Jerusalem will be as great as the weeping of Hadad Rimmon in the plain of Megiddo. The land will mourn, each clan by itself, with their wives by themselves: the clan of the house of David and their wives, the clan of the house of Nathan and their wives.” What happened at Hadad Rimmon is not explicitly mentioned in Scripture. This passage is the only time that place name in used in Scripture. Many Jewish and Christian scholars view this to be a reference to the “ultimate grief” of the Jewish people at the death of King Josiah. Zechariah 12 looks forward to a time when the nation will morn for the Messiah as they mourned for Josiah.

The New Testament does not mention Megiddo, but the term Armegeddon (Har Megiddo, or “Mount Megiddo”) is mentioned in Revelation 16:16 as a place of judgment against the enemies of God, which would seem to correlate with the imagery in Zechariah 12.

In popular culture the term Armageddon, usually separated from the biblical teaching, has become synonymous with “the end of the world involving a great military conflict.” When Christians hear the term Armageddon, they should not respond with fear but with confidence that Christ is the ultimate victor over all His enemies.


A mound of history

Today, visitors to the site will see that much of it is a "tell" (also spelled tel) , or a mound made from the remains that humans have left behind over thousands of years.

"Within the mound itself, we now know, are the remains of at least 20 ancient cities, built one on top of another," Cline wrote. "There have actually been numerous Armageddons at the ancient site of Megiddo already, as one civilization, group or political entity gave way to another over the millennia &mdash one world ending and another beginning."

Many battles have been fought at, or near Megiddo. For example, Egyptian pharaoh Thutmose III, female pharaoh Hatshepsut's nephew and step-son who succeeded her and reigned 1479–1425 B.C., defeated a coalition of cities near Megiddo. His victory resulted in Egypt taking over a sizable portion of the eastern Mediterranean.

Another important battle took place when King Josiah of Judah fought Egyptian Pharaoh Necho II (reign 610–595 B.C.) near Megiddo. It resulted in the defeat of Judah and the death of king Josiah. Judah was substantially weakened and was destroyed a few decades later by Babylonian king Nebuchadnezzar II.

Even in modern times, Megiddo has seen significant battles. In September 1918, during World War I, an allied army led by general Edmund Allenby defeated an Ottoman army near Megiddo. The loss was so crushing that the Ottoman Empire was forced to request an armistice shortly afterward.

Megiddo was a place worth fighting over because the site is located at the crossroads of the Jezreel Valley, an important, strategic location that overlooked several trade routes, wrote archaeologist and The University of Iowa religious studies professor Robert Cargill, in his book "The Cities that Built the Bible" (HarperOne, 2016).

"The valley was extremely important to the ancient world, because whoever controlled Megiddo controlled the trade route between Egypt, Europe and Mesopotamia," Cargill wrote. "These preferred trade routes and the epic battles fought to secure &mdash and tax &mdash them have shaped the history of the Holy Land and are the reason that Megiddo has the reputation it does as a famous battlefield."

In the Book of Revelation, "Megiddo was identified as the location of the end of the world because it had been the epicenter of armed conflict throughout Israel's history," Cargill explained.


At the end of World War I, General Allenby, who conquered the Land of Israel, was asked which title he wanted. Perhaps his answer should have been Jerusalem – the most important city he conquered. But Allenby, a senior military man, chose the title of 1st Viscount Allenby of Megiddo, and he knew why. Megiddo is one of the most important battlefields in the world, and Allenby himself commanded one of the battles of Megiddo.

The Gate that Thutmose III saw in front of him.

Very important battles took place and will take place in Megiddo. The three main reasons, as the saying goes, are location, location, location. Megiddo sits at a strategic point. The Land of Israel was and still is a narrow corridor between Egypt and Mesopotamia (the area of present-day Iraq and Iran), and since antiquity, the main route between these has been through Megiddo. In addition to the road, the foot of Meggido boasts a spring and the surrounding Jezreel Valley contains fertile agricultural land.

The first Meggido battle that we know of took place in the year 1480 BCE. It is the first documented battle in history. Megiddo, like all the cities in the Land of Israel, was a Canaanite city that paid taxes to the Egyptian kings. After Megiddo joined a coalition of cities that revolted and refused to pay taxes, the Egyptian king, Thutmose III, waged a campaign of war against the city. The documentation of the battle was found inscribed on the walls of a temple in Karnak, Egypt.

Thutmose III approached from Gaza with an army of 10,000 soldiers. As he reached the Carmel Mountain, he had three options: to bypass the Carmel from the east, from the north, or through Wadi Ara, a narrow valley leading directly to Megiddo. Though his officers advised him not to advance through the valley, the king wanted to have a surprise effect. He decided to go through the valley, where the Megiddo defenders wouldn’t suspect him. Thutmose’s goal was achieved they were caught off guard, but Thutmose’s soldiers were so busy plundering what they found outside the walls that the Canaanites managed to close the gates before the Egyptians could enter. It took another seven months of siege until the city surrendered.

Some 500 years later took place the second known battle in Megiddo. In Karnak there is a list of cities that the Egyptian king Shoshenq conquered. In the Bible, it is written that King Shishak was in power during the same time that King Solomon ruled over Israel. After King Solomon’s death, King Shishak conquered many cities in the Land of Israel, including Megiddo. If Shoshenq is indeed the biblical Shishak, which is what most Egyptologists and archaeologists believe, then this battle is the first biblical event to have been corroborated by archaeological evidence.

One needs a lot of imagination to see the strong biblical city it used to be.

Like the Egyptians kings before him, Allenby came from the south at the end of World War I. To deceive the Ottomans, he ordered his soldiers to march east during the day, and at night he brought them back with trucks so that the Ottomans would think that the attack would come from the Jordan River. On the morning of September 19, 1918, like King Thutmose III had done 3,400 years before him, Allenby attacked from Wadi Ara. And just like the Egyptian king had done, Allenby used horses in what was one of the last big cavalry battles of the world.

Megiddo is mentioned dozens of times in the Bible in a military context, but the most interesting battle in Megiddo has yet to happen – and that is the battle at the end of days between the forces of good and the forces of evil. The word Armageddon is actually a translation error of Har (“mountain” in Hebrew) Megiddo. According to the Book of Revelation, the last book of the New Testament, the war between Christ and the Antichrist, in which good will defeat evil, will start in Meggido.


Ver el vídeo: La batalla de Megido.